SEMANA XXX: EVANGELIOS

Lunes: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad»


Evangelio de San Lucas 13,10-17

• Sábado en una sinagoga. Jesús está enseñando. Ve a una mujer encorvada, la llama y le dice: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad». La toca con sus manos. Ella se endereza y da gloria a Dios.

• Es un acto de recreación de una mujer en toda su integridad personal. Es un acto de liberación del peso que la tenía encorvada. Es un acto que confirma a una mujer su condición prístina de mujer.

• Ese acto provoca indignación en el jefe de la sinagoga, incapaz de ver una bondad original que la reconstituye en su ser primigenio a esa mujer.

• Incapacidad de ver y también ruindad y cobardía por encarar, no a Jesús que realiza el acto, sino a la gente: «Hay seis días en que se debe trabajar: vengan a hacerse sanar en esos días, no en sábado».

• Es indignante esta reacción del jefe de la sinagoga. ¿Cómo es posible tanta ceguera, tanta ruindad, tanta cobardía?

• Sus palabras a la gente lo dicen tácitamente: habla el guardián celoso de una tradición religiosa y cultural, que le sirve para rehuir a la gente y protegerse detrás de una autoimagen de probidad.

• Para la gente, en cambio, esas tradiciones son un peso enorme que oprime. La mujer sanada vivía bajo el peso de esas tradiciones que la tenían encorvada.

• La invectiva de Jesús «¡Hipócritas!» desnuda la impostura de una religión falsa. Su ejemplo del buey y del asno pone de manifiesto esa distorsión de las prácticas religiosas.

• Jesús desata a esa mujer de las ataduras con las que la tenían doblegada. Su acto provoca dos reacciones contrapuestas: la gente se alegra y se maravilla, sus adversarios quedan confundidos.

 

Lectura: Romanos 8,12-17

• San Pablo declara cuál es nuestra relación fundamental con Dios y de Él con nosotros: Él es Padre, nostros hijas e hijos en su Hijo. El vínculo de esta comunión es el Espíritu Santo. Con ello, Pablo está diciendo que formamos parte de la vida de Dios, vivimos ya en el seno de la Trinidad.

 

• • • 

 

Reflexión: Julián Riquelme

• Contexto - Palestina, año 30: Varios escribas y fariseos sostienen que la observancia del sábado es la ley suprema y absoluta de los judíos. Jesús es contrario a esta mentalidad porque distorsiona la imagen de Dios y no permite el crecimiento personal de la gente. - Grecia, año 80: Quienes seguimos a Jesús sabemos que Dios quiere siempre la salvación, la vida, la salud y la felicidad de todos los seres humanos (Mc 2,27), y que su Reinado ya está dentro de nosotros mismos (Lc 17,21).

• Sentido Este trozo propio de Lucas trata de la “Sanación en sábado de la mujer encorvada”. En él se pueden distinguir estos aspectos:

• Sanación en sábado (13,10-13). Jesús actúa desde el corazón de su pueblo, en un servicio sinagogal, que es parte del centro neurálgico de Israel; Él mismo toma la iniciativa del gesto. La paciente se mantiene a la expectativa; da la impresión de que ella se encuentra atada no solo por la enfermedad, sino también por la exigencia del cumplimiento riguroso del sábado. En esta circunstancia, el milagro apenas se describe: no importa tanto el hecho de la sanación, sino más la enseñanza de Jesús frente al sábado judío. Lección: La liturgia y la solidaridad con el prójimo han de estar siempre relacionadas.

• Indignación del jefe de la sinagoga (13,14). La indignación del jefe de la sinagoga es razonable, desde el punto de vista jurídico mosaico: pues la enfermedad no es mortal; por tanto, la atención de la paciente podría diferirse hasta el día siguiente, sin que ello le ocasionara ningún trastorno. Sin embargo, Jesús la sana. Moraleja: Cristo pone la dignidad de la mujer en igualdad con la dignidad del varón.

• Actitud de Jesús (13,15-17). El Nazareno, en este caso, polemiza. Trata de “hipócritas” a quienes cultivan la mentalidad patriarcalista. Pregunta: ¿por qué preocuparse más por los animales de la familia en un día sábado, postergando a la mujer? Ella es “hija de Abraham”, el padre humano de todo Israel. “18 años” es múltiplo de 6: simboliza largo tiempo de encarcelamiento. El texto termina distinguiendo: los “adversarios” se llenan de confusión, mientras los sencillos del pueblo se maravillan, porque entienden que la idolatría de la Ley y el mantener a la gente en la inconsciencia causan prisiones, que impiden el crecimiento y la maduración que el Buen Padre Dios quiere de las personas. Mensaje: La amistad y el amor son un regalo de Dios, y fundamentan una nueva forma de vivir y de actuar, que puede transformar a la humanidad entera.

Semana XXX: Martes (aquí)