BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 SABOREAR LA FE    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Tres pensamientos sobre el Triduo Pascual

 

Jueves Santo – Celebración de la Cena del Señor: Juan 13,1-15

San Agustín, citando el libro de los Proverbios: «Si te sientas a comer en la mesa de un señor, mira con atención lo que te ponen delante, y pon la mano en ello pensando que luego tendrás que preparar tú algo semejante».

«Esta mesa de tal Señor no es otra que aquella de la cual tomamos el cuerpo y la sangre de aquel que dio su vida por nosotros. Sentarse a ella significa acercarse a la misma con humildad. Mirar con atención lo que nos ponen delante equivale a tomar conciencia de la grandeza de este don. Y poner la mano en ello, pensando que luego tendremos que preparar algo semejante, significa lo que ya he dicho antes: que así como Cristo dio su vida por nosotros, también nosotros debemos dar la vida por los hermanos».

• Giotto di Bordone (1267-1337) Jesús lava los pies a Pedro, 1305 – Fresco de la Capilla de los Scrovegni, Padua

 

Viernes Santo – Celebración de la Pasión del Señor: Juan cc. 18-19

San Juan Crisóstomo: «¿Deseas descubrir aún por otro medio el valor de esta sangre? Mira de dónde brotó y cuál sea su fuente. Empezó a brotar de la misma cruz y su fuente fue el costado del Señor. Pues muerto ya el Señor, dice el Evangelio, uno de los soldado se acercó con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió agua y sangre: agua, como símbolo del bautismo; sangre, como figura de le eucaristía.

No quiero, amado oyente, que pases con indiferencia ante tan gran misterio, pues me falta explicarte otra interpretación mística. He dicho que esta agua y esta sangre eran símbolos del bautismo y de la eucaristía. Pues bien, con estos dos sacramentos se edifica la Iglesia: con el agua de la regeneración y con la renovación del Espíritu Santo, es decir, con el bautismo y la eucaristía, que han brotado ambos del costado. Del costado de Jesús, pues, se formó la Iglesia, como del costado de Adán fue formada Eva».

• Fra Angelico (1395-1455):  Jesús herido por la lanza, 1450 – Fresco de Convento de San Marcos, Florencia

 

Domingo de Pascua – Celebración de la resurrección del Señor: Juan 20,1-9

De una homilía antigua: «Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo».

«Yo soy tu Dios, que por ti me hice hijo tuyo, por ti y por todos estos que habían de nacer de ti; digo ahora, y ordeno a todos los que estaban en cadenas: ¡Salgan!, y a los que estaban en tinieblas: ¡Sean iluminados!, y a los que estaban adormilados: ¡Levántense!

Yo te lo mando: ¡Despierta, tú que duermes!; porque yo no te he creado para que estuvieras preso en la región de los muertos. Levántate de entre los muertos; yo soy la vida de los que han muerto. Levántate, obra de mis manos; levántate, mi efigie, tu que has sido creado a imagen mía. Levántate, salgamos de aquí; porque tú en mí y yo en ti somos una sola cosa.

Levántate, vayámonos de aquí. El enemigo te hizo salir del paraíso; yo te coloco no ya en el paraíso, sino en el trono celestial. Te prohibí comer del simbólico árbol de la vida; mas he aquí que yo, que soy la vida, estoy unido a ti. Puse a los ángeles a tu servicio, para que te guardaran; ahora hago que te adoren en calidad de Dios».

• Fra Angelico: Cristo visita a los muertos, 1450 – Fresco del Convento de San Marcos, Florencia

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org