BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 SABOREAR LA FE    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Tres Personajes Mudos de los Días Santos

Lunes Santo: El Perfume

Tres personajes se presentan en los evangelios de estos días. Lunes: El perfume. Martes: La Noche. Miércoles: Treinta Monedas.

«Perfume de mujer». No es la célebre película en la que un ciego baila con su pareja un magnífico tango. Es el perfume de una mujer cuyo aroma llega hasta nuestros días.

San Juan: «María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se llenó de la fragancia» (12,3). Un aroma que se siente.

San Marcos: «Una mujer con un frasco de alabastro de perfume de nardo puro, de gran precio, quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza» (14, 3). Un aroma que se siente.

San Mateo: «Una mujer con un frasco de alabastro de perfume muy caro, lo derramó sobre su cabeza». (26, 7). Un aroma que se siente.

¿Qué aroma es este? Según Marcos y Mateo, Jesús dice de esta mujer (Mc 14, 9; Mt 26, 13):

«Dondequiera que se proclame la Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ella ha hecho para memoria suya».

El anuncio de la Buena Nueva por las mujeres es el «Perfume de Mujer» que cuyo aroma llega hasta nuestros días. No ve, no se oye: se siente.

 

 

Martes Santo: La Noche

«En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche» (Jn 13, 309.

La noche cayó sobre Judas, lo envolvió. Nadie sabía lo que iba a pasar. Era de noche.

Jesús declaró: «Uno de ustedes me entregará». Nadie sabía de quién hablaba. Era de noche.

Jesús mojó un bocado y se lo dio a Judas. Dos discípulos se dan cuenta. No saben lo hará Judas. Era de noche.

Jesús dice a Pedro: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora». Pedro no entiende. Era de noche.

Pedro dice a Jesús: «Yo daré mi vida por ti». No sabe lo que dice. Era de noche.

Jesús le dice: «No cantará el gallo antes de que me hayas negado tres veces». Era de noche.

Imagino una noche estrellada en el monasterio de las monjas dominicas cerca de Leon en Nicaragua. Millones de luces tenues a medianoche.

El discípulo amado se reclina sobre el pecho de Jesús: es una luz en medio de la noche.

Jesús dice: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre glorificado»: una luz de gloria estalla en medio de la noche.

San Juan de la Cruz escribió un poema sobre esta experiencia.
 

Qué bien sé yo la fonte que mana y corre,
aunque es de noche.

Su origen no lo sé, pues no lo tiene,
mas sé que todo origen de ella viene,
aunque es de noche.

Su claridad nunca es escurecida,
y sé que toda luz de ella es venida,
aunque es de noche.

Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo Pan por darnos vida,
aunque es de noche.

 

 

Miércoles Santo: Treinta Monedas

La conjura contra Jesús viene desde el principio de su vida pública: en Nazaret querían matarlo. Las intrigas en su contra diferentes motivos: políticas, religiosos… Pero faltaba algo: los términos del pacto.

San Mateo: «Judas Iscariote fue donde los sumos sacerdotes y les dijo: “¿Qué me darán si se lo entrego?”. Ellos le asignaron treinta monedas de plata» (26, 14-15).

Este es el signo visible y eficaz del complot: su «sacramento».

Dos problemas mayores de este mundo globalizado: el movimiento vertiginoso del gran capital financiero, y el tráfico de drogas con el lavado de dinero.

Las bolsas mundiales (Stock Exchange) fomentan las finanzas especulativas. Buena cantidad de recursos provienen del ahorro de millones de personas, son fondos de seguros de poblaciones enteras. Nadie quiere que sus ahorros se pierdan. El juego de capital, sin embargo, como en el pacto de Judas, está relacionado con la muerte o el empobrecimiento de muchos.

Más grave aún, el tráfico de drogas. Si cabría excusar a agricultores pobres por cultivar drogas, los traficantes de drogas, violentos, asesinos, no tienen excusa.

El dinero puede contribuir al bien humano. O puede ser el sello de la muerte. Treinta monedas por una vida: esa es la narración lacónica de un hecho.

 

Ezra Pound             Cantar XLV

                                                Con usura

Con usura no tiene el hombre casa de buena piedra
Con bien cortados bloques y dispuestos
de modo que el diseño lo cobije,
con usura no hay paraíso pintado para el hombre en los muros de su iglesia
harpes et luz
o lugar donde la virgen reciba el mensaje
y su halo se proyecte por la grieta,
con usura
no se ve el hombre Gonzaga,
ni a su gente ni a sus concubinas
no se pinta un cuadro para que perdure ni para tenerlo en casa
sino para venderlo y pronto
con usura,
pecado contra la naturaleza,
es tu pan para siempre harapiento,
seco como papel, sin trigo de montaña,
sin la fuerte harina.
Con usura se hincha la línea
con usura no hay límites precisos
y nadie encuentra un lugar para su casa.
El picapedrero es apartado de la piedra
el tejedor es apartado del telar
con usura
no llega lana al mercado
no vale nada la oveja con usura…

[fragmento – versión de Javier Calvo] 

Francisco Quijano

 

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org