SEMANA SANTA - TRIDUO PASCUAL

Vigilia de Resurrección


La Vigilia Pascual en Casa

La familia se reúne a las 8 o 9 de la noche. Este memorial termina con una cena pascual gozosa y sabrosa. Se coloca la Biblia en una mesa en el centro. Si se tiene un cirio también. [guia aquí]

Relato de la Creación

Guía: No podemos hablar de un memorial de la creación. ¡Quién estuvo allí presente para dar testimonio de ese hecho! De la creación solo hay una pregunta: ¿por qué existe todo lo que exite, en vez de nada? Lo que sí podemos hacer es dejarnos atrapar por esa pregunta y, sobre todo, acoger y agradecer la gratuidad de todo lo que existe, ese don original que se hace realidad viva en el don de mi existencia y de mi vida, en mí, en los demás: ¿por qué existo? ¿por qué estoy yo aquí? ¡Es la gratuidad inagotable de la existencia!

Vamos, pues, a acoger ese don original escuchando cómo uno o varios poetas del siglo V o IV antes de Cristo lo expresan en el relato con el que comienza la Biblia, y en el que se da cuenta con profusión de imágenes del comienzo de todo lo que existe. Imaginemos ese magnífico fresco de la Capilla Sixtina en el cual Miguel Ángel plasmó cómo el dedo de Dios comunica la chispa invisible de la vida a la figura de Adán. Escuchemos las cadencias de este gran poema que corresponden a los siete días de la semana.

Se lee Génesis 1 por dos, tres, cuatro lectores que se alternan al paso de los «días de la creación»; otro lector hace la Voz de Dios. [texto aquí

Guía: Antes de comentar este poema, escuchemos cómo se hace honor al Don de la Creación con la música [audio aquí]

Comentar el relato de la Creación

Guía: Sabemos que el universo tiene más o menos 13 mil 800 millones de años. Una magnitud inimaginable. Para medio darse una idea, si la reducimos a la escala de un año, el Big Bang habría ocurrido en el instante 00.00.00 del día primero del año. Pues bien, entonces Jesucristo, que marca toda la historia en un antes y un después, vivió según esta escala solo un instante efímero el día 31 de diciembre a las 23:59:58, once de la noche, cincuenta y nueve minutos, cincuenta y ocho segundos. Visto lo cual, ¿qué nos dice este relato bíblico de la creación? ¿Cómo lo leemos? ¿Cómo asumir la verdad de fondo que transmite? La gratuidad de lo que yo soy, mis padres, mi familia... y así de todo lo que existe. ¿Es un don? ¿Cuál es su origen? ¿Fue una simple Explosión espontánea? ¿Cómo es eso? ¿Qué voy a hacer con ello? Hablemos un poco de esto.

Transmisión de la fe en la resurrección

Guía: A partir de la experiencia de Jesús resucitado que tuvieron las mujeres que lo seguían y sus primeros discípulos, se transmitió la fe en su resurrección por el testimonio que daban y el mensaje que transmitían: ¡Ha Resucitado! Este hecho es comparable con el hecho de la creación. Esta fue una explosión de energía que derivó en el universo que conocemos. La Resurrección de Jesús es una expasión inimaginable de la creación. Es una Recreación que expande nuestra condición humana mortal hasta la realidad sin fin del gozo inconmensurable de la Vida Divina.

Volvemos a Corinto para ver cómo comunicó Pablo este mensaje a esos griegos porteños. Tuvo que recordárselo, porque algunos decían que no había resurrección de los muertos. Es un pasaje que replica la forma de la entrega de la eucaristía: yo les comunico a ustedes lo que a mí vez me fue comunicado. 

Se lee I Corintios 15, 1-11 con la voz de Pablo [texto aquí]

Guía: Con música celebremos el origen de la Nueva Creación. Escuchemos. [audio aquí]

El encuentro de María con Jesús resucitado

Guía: Pablo habla de los testigos originales de la resurrección. Menciona solo varones. ¿Y las mujeres, qué? No por vivir en tiempos de feminismo, sino por la realidad de los hechos, hay que ver cómo las mujeres fueron las primeras en tener la experiencia de Jesús Resucitado. María, particularmente, a quien se le conoce como la Apóstol de los Apóstoles, porque ser la primera en anunciar la resurrección del Maestro. El cuadro es una escena clásica reproducida por muchos pintores, este cuadro es de Tiziano. Jesús le dice a María en versión latina: «Noli me tangere» «¡No me toques!». ¡En estos momentos no podría ser más pertinente la advertencia de Jesús! Escuchemos un pasaje del Evangelio de Juan y luego hablamos de esta experiencia de la resurrección.

Se lee Juan 20, 11-18, con estas voces: Juan, Jesús, María [texto aquí]

Compartir la palabra

Guía: Si María fue quien guió a los discípulos a reconocer al Resucitado, ella puede también ayudarnos a reconocerlo y hacer nuestra su experiencia. Unas preguntas para compartir pensamientos: cómo reconoció María a Jesús resucitado  cómo lo reconozco yo qué dudas tengo cómo comunicar a otros la resurrección...

Hacer algún signo o símbolo de resurrección

Guía: Ahora, con toda libertad y respetando la sana distancia, ¿cómo se nos ocurre hacer un signo que exprese el gozo y la fe en la resurrección de Jesús? Y luego, pasamos a celebrar la Pascua con una sabrosa comida. [audio aquí]
 

• Agradecido por la música a Jaime Esponda
• Himno de los Querubines, de la Liturgia Oriental de San Juan Crisóstomo, en viersión de Tchaikovky (7:35)

• Joseph Hyden, Coral del Oratorio de la Creación: Los cielos proclaman la gloria de Dios (3:40)
• Matthias Grünewald (1470-1528), Retablo de Isenheim
• Tiziano (1477/1490-1576), Noli me tangere, 1512